31/7/11

SOS para salvar las milenarias cavernas en la zona de Vallemí

Paraguay posee un tipo de cavernas calcáreas únicas en Sudamérica y están bajo riesgo por la explotación de canteras en sus inmediaciones. Una visita permitió evidenciar el valor del patrimonio y encaminar medidas de protección.

A 120 metros bajo tierra la temperatura es fresca y la humedad incomoda las fosas nasales en medio de un silencio aplastante. Es la entraña de 3 Cerros en Vallemí, en la caverna 14 de Julio donde la explotación descontrolada e irracional de las canteras calcáreas próximas comienza a provocar fisuras preocupantes.

El grupo integrado por espeleólogos de varios países, periodistas y funcionarios de la Secretaría del Ambiente avanza cuesta abajo, dándose de vez en cuando golpes de casco, mientras la penumbra y el reflejo nervioso de las linternas recrean imágenes gigantes en movimiento sobre las paredes a veces lisas y a veces corrugadas de cal. 

Espectaculares columnas de estalactita y estalacmita flanquean el paso serpenteante, mientras los pies tantean con comodidad el piso gomoso de sempiternos musgos y sedimento que alguna vez cubrieron el lecho de los ríos subterráneos que horadaron aquellas galerías de profundidad desconocida.

Formadas hace más de 500 mil años, las cavernas de Vallemí constituyen un patrimonio natural, bajo riesgo, según los especialistas que acompañaron el recorrido. Ángel Graña González -de la Sociedad Espeleológica de Cuba- considera que el Estado tiene la obligación de proteger las cavernas y promover todas las medidas necesarias como herencia invalorable para el presente y el futuro de las personas y del planeta.

Las galerías subterráneas de Tres Cerros son únicas en Sudamérica y existe mucha preocupación de los especialistas sobre el destino de las alrededor de 120 (entre ellas San Lázaro, Kamba Hópo, Tres Cerros, Calera Risso y la Santa Caverna y las que se seguirán descubriendo) que existen en la zona. 

A escasos metros de la caverna 14 de Julio hay una cantera explotada de modo precario que con las detonaciones de explosivos ya generaron algunas fisuras y desprendimientos internos. La extracción caliza fue concedida por la Industria Nacional del Cemento (INC), a cuya propiedad pertenecen los Tres Cerros, y opera como varias otras sin licencia ambiental.

Según el ministro Óscar Rivas, la situación no solo es irregular sino que la mala utilización de los recursos produce más daños que beneficios. Indicó que la INC -cuyo titular, Edgar Acosta, también recorrió la caverna- al igual que la población local y los espeleólogos, con apoyo parlamentario, están impulsando una ley especial de protección del patrimonio natural. 

Al salir de los pasadizos subterráneos, los diputados Héctor Ocampos (PUnace) y Dionisio Ortega (PLRA) expresaron su interés en que la protección de las cavernas de Vallemí sea efectiva.

Una temerosa rana y lejanos chillidos de murciélagos fueron las únicas presencias de vida que se pudo percibir en las profundidades calcáreas, aparte de extensas y gruesas raíces que pendían verticales en los huecos horadados durante cientos de miles de años. 

La visita duró cerca de media hora en la que los especialistas se tapujaron en palabras tratando de explicar y hacer entender al ministro del Ambiente y al titular de la INC, la importancia superlativa tanto natural, como científica y económica de aquellas cavernas. Fuente Ultima Hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada