5/5/11

Monedas y billetes del Paraguay

El real, el peso fuerte y el guaraní –entre otras monedas– pasaron de mano en mano en distintas épocas y entre varias generaciones de paraguayos. Fundamentales en la vida económica de toda nación, varios años pasaron para la acuñación de las primeras monedas nacionales y aun así la verdadera autonomía llegó con el guaraní.

Al declararse la Independencia el 14 de mayo de 1811, las monedas que circulaban en el Paraguay eran las españolas como el peso, el real y el cuartillo, acuñadas en oro y plata en cecas de la casa de la moneda de Lima y Perú, explica el Lic. Heber Insfrán, director del Museo de Numismática y Joyas del Banco Central del Paraguay,  que tiene en exposición permanente  una magnífica muestra de la historia monetaria del país.   

En los primeros años de la época independiente existían dificultades para acuñar monedas propias, por eso circularon las de otros países que eran reselladas con un pequeño cuño. Además, el Dr. Francia restringió la circulación monetaria para evitar la fuga del numerario o la extracción de metales y monedas.  

Nuestra primera moneda

Según Insfrán, recién con la llegada de don Carlos Antonio López al poder se reconoció la necesidad de contar con moneda propia. Por ley del 24 de noviembre de 1842 fue ordenada la acuñación de monedas hasta completar la suma de 30.000 pesos.   

La primera moneda del Paraguay tenía en el anverso la leyenda “República del Paraguay. Año 1845 1/12”. En el reverso contenía un asta con gorro frigio, a su pie un león sentado,  y una corona de laurel. Era de cobre, medía 24 mm y pesaba 37 gramos.   

El 1 de marzo de 1847, Carlos Antonio López dictó una disposición trascendental en la historia de la economía nacional creando el papel moneda. Por decreto, autorizó la emisión a través del tesoro nacional, hasta el valor total de doscientos mil pesos. Esta emisión fue de cinco valores: primera clase, de un peso; segunda clase, de tres pesos; tercera clase, de cinco pesos; cuarta clase nueve pesos; y quinta clase, de veinte pesos.   

Los ciudadanos paraguayos que firmaron los primeros billetes emitidos fueron Benito Varela, tesorero general, y Mariano González, oficial interventor.   

La prensa metálica  

Al poco tiempo de asumir la presidencia, López envió a Juan Andrés Gelly a Brasil y le encargó que averigüe sobre una máquina acuñadora para instalar en Asunción una Casa de Moneda. Cumplidos los trámites de rigor, encargó la construcción de una acuñadora en los arsenales de la Marina de Río de Janeiro, Brasil, que fue concluida en 1851. Esta prensa es trasladada a Asunción en 1855 e instalada en un edificio ubicado en la calle del Comercio (hoy El Paraguayo Independiente) y 14 de Mayo.   

Al estallar la Guerra contra la Triple Alianza, y en medio de un caos generalizado, además de monedas metálicas y papel moneda paraguayos, circularon los de Brasil, Uruguay, Argentina, Inglaterra y otros países europeos que por  escasez eran partidas y reselladas.   

La posguerra

En la posguerra, la ley monetaria del 31 de julio de 1871 dejó como circulante las monedas de oro y plata acuñadas en países extranjeros. En 1875 otra ley estableció una relación de valor entre monedas metálicas que circulaban. Las monedas de oro y plata de los países que se adhirieron a la Convención Monetaria de París tuvieron curso legal. La unidad monetaria era el quíntuplo del franco francés, belga y suizo, de la lira italiana y del dracma griego.   
   
Durante la década del 1880 surgieron tres bancos privados de emisión: El Banco del Paraguay (1882), el Banco del Comercio (1886) y el Banco del Paraguay y Río de la Plata (1889).   
   
En 1890 se creó el Primer Banco Nacional Paraguayo y en 1892 el Banco Nacional del Paraguay. En algunos casos estas entidades fueron a la bancarrota y otras se fusionaron para dar origen a una nueva. La inexperiencia en administración bancaria, la depreciación de la moneda y la retracción del comercio incidieron en los fracasos.   

En 1907, se crea el Banco de la República, que emitió billetes con la denominación “Pesos moneda nacional”, mientras que las monedas eran de níquel y cobre. Hacia 1938 aparecen monedas de aluminio.   
   
Los pesos fuertes tuvieron sus días contados en  1943, cuando a través del guaraní, el Paraguay obtiene su autonomía monetaria. Bajo el gobierno de Higinio Morínigo se hace la reforma monetaria que trajo mayor estabilidad y estimuló el ahorro. Se tuvo un solo banco emisor, el Banco de la República del Paraguay, actualmente Banco Central del Paraguay, creado por Ley 5130 del 8 de setiembre de 1944.    Los guaraníes están en vigencia desde 1944, aunque   los primeros circulantes fueron pesos resellados.   

Por decreto del 25 de marzo de 1952, se autorizó al BCP a emitir billetes y monedas en diferentes diseños.    Así las monedas acuñadas en 1953 en Londres en níquel brass eran “dentadas”, toda una rareza para la historia de la moneda del Paraguay y para el mundo en esa época, según refiere el director del museo.

Más ceros

En 1963  cambia el aspecto de los billetes y aparecen los de valor de 5.000 y 10.000 guaraníes. En 1990 se lanzan los billetes de 50.000 y 100.000 y en  el 2004   aparece  la leyenda “100 mil”.   

En 1995,  se emiten monedas de  latón de 50 y 100 guaraníes y  en 1997  del mismo material de 10 y 100 guaraníes.  En el 2000 aparecen las monedas de 500 guaraníes y en el 2007 las de 1.000 guaraníes.   

En el 2005 se imprimieron billetes con valor de “20.000” guaraníes con la imagen de la mujer paraguaya y nuevos billetes de “50.000” con la imagen de Agustín Pío Barrios en reemplazo de las series A, B y la famosa serie C, robada en el Brasil.   

La última novedad en billetes fue la incorporación del polímero en billetes de 2000 guaraníes que rinde homenaje a las educadoras paraguayas Adela y Celsa Speratti. Circulan desde el 10 de noviembre de 2009.   

Por el Bicentenario, el BCP emitirá monedas recordatorias de oro y plata que serán lanzadas el próximo 10 de mayo.

1- La primera moneda del Paraguay fue acuñada en 1845. Doce de ellas debían equivaler al valor de un real de plata colonial. Una primera partida de monedas  se hizo en Inglaterra y otra, en la casa de la moneda de Asunción, años después.

2-  En plena Guerra contra la Triple Alianza, damas de Asunción donaron alhajas y joyas al Gobierno para acuñar la primera moneda paraguaya de oro.  Solo se hicieron unos pocos ejemplares  que hoy forman parte de colecciones privadas.

3- El 4 de noviembre de 1975, el Banco Central del Paraguay, bajo la presidencia de César Romero, recuperó de manos privadas la prensa adquirida bajo el gobierno de Carlos A. López para acuñar las primeras monedas y medallas. Fuente. ABC. Color

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada