4/3/11

Universitarios solicitan la intervención del Comité Pro Bicentenario del Paraguay en Buenos Aires

El Centro de Estudiantes Universitario Paraguayo en Argentina (CENUPARA), envió una  carta al Embajador Paraguayo en Argentina. Solicitando la intervención del  Comité Pro Bicentenario del Paraguay en Buenos Aires y convocar a una asamblea democrática, participativo, pluralista e integradora, para conformar un nuevo Comité Pro Bicentenario. Que sea integrada por todos los Presidentes de las Instituciones Paraguayas en Buenos Aires e intelectuales de la Cultura e Historia para darle respeto y seriedad a la numerosa colectividad paraguaya.


La Carta escrita por el Centro de Estudiantes Universitario Paraguayo en Argentina, firmada por su Presidente Domingo Cabañas, enviado al Embajador del Paraguay en Argentina Dr. Gabriel Enciso, repudia y rechaza el Comité Pro Bicentenario del Paraguay en Buenos Aires, es lamentable que actúe de una forma egoísta, poco ético, divisionista al mezclar en el mismo día, horario, y lugar de acontecimiento en Capital Federal, un acto patriótico en coincidencia con la ceremonia histórica que realizó la Embajada Paraguaya.

El Comité esta desarticulada, ya que las reuniones que realizan no esta presidida por el Presidente y miembros de la comisión conformada anteriormente, no tiene un libro de acta  para documentar todas desiciones realizadas, las reuniones es dirigido por el secretario de Prensa y Difusión Trigidio González Candía, que actúa en una forma desorganizada, pasando sobre las autoridades de las organizaciones paraguayas. No se puede seguir mintiendo a la gente y fingir que el Comité representa a la colectividad paraguaya, al contrario, no representa a nadie. Adjunto.

El Bicentenario significa recuperar la memoria histórica de lo que pasó en estos 200 años. Considera que la identidad del Comité debe ser pluricultural y multiétnico, sacar ventaja de su compleja diversidad cultural, su riqueza histórica, sus acervos socioculturales, artísticos y su valioso patrimonio lingüístico conformado por 17 lenguas indígenas, así como por la oficialidad del guaraní, al lado del español.

Este potente legado cultural debe ser asumido mediante procesos de pensamiento, de recreación y puesta en valor, capaces de trazar mapas culturales variados que nos permitan enfrentar la historia en su complejidad y su apertura a proyectos plurales. En el Paraguay se produjo un fenómeno sociológico único en la historia americana, los conquistadores adoptaron la lengua de los conquistados. Un pueblo con identidad nacional y una clase dirigente con conciencia geopolítica eran dos características que no podían mostrar otros pueblos hispanoamericanos en la segunda mitad del siglo XIX.

Lo que pretendemos es levantar una escena de reflexiones, prácticas de creación artística, cautela patrimonial y promoción cultural. Esperar que este ámbito aporte a la construcción de una esfera pública, ubicada más allá de los intereses sectoriales, dispuesta a sostener la diversidad de los recuerdos y los proyectos colectivos.

El Comité debe trabajar en forma conjunta y estrecha con la Embajada, asumir un compromiso de respeto. Sería verdaderamente descorazonador que una fecha central en nuestro calendario nacional fuera recordada en medio de la controversia generada por la torpeza, la improvisación y la poca transparencia administrativa de sus miembros probablemente más concentradas en lucirse individualmente o salvar su propio pellejo, que en dar todo de sí para que los paraguayos recuerden por muchos años un evento fundamental en el desarrollo del proceso histórico del Paraguay.

El Bicentenario debe ser una fiesta de todos. Por que la mezcla de razas y culturas que habitan en el país exquisitamente rico, variado, colmado de aromas, colores, misticismo y modernidad. En Paraguay todo tiene nombre, todo existe, por eso de esta tierra se enamoraron los surrealistas, poetas,  actores, artistas, los inmigrantes.

Porque, a pesar de todo, de los políticos que han saqueado, las potencias que nos han robado, la falta de cortesía de nosotros hacia los demás, la carencia de civilidad y educación, a pesar de todo esto y mucho más. Paraguay sigue de pie, poblado por gente buena, y siempre encuentra motivos para luchar, vencer y seguir levantando la hermosa bandera paraguaya. Concluyo la carta enviada.




A CONTINUACIÓN EL TEXTO COMPLETO DE LA CARTA    




                                                     Avellaneda, Argentina 3 de Marzo del 2011


Señor:

Embajador del Paraguay en Argentina

Dr. Gabriel Enciso López 

Presente.

Asunto: Solicitar la intervención de la Comisión Pro Bicentenario del Paraguay en Buenos Aires y convocar a una asamblea democrática, participativo, pluralista e integradora, para conformar un nuevo Comité Pro Bicentenario. Que sea integrada por todos los Presidentes de las Instituciones Paraguayas en Buenos Aires e intelectuales de la Cultura e Historia para darle respeto y seriedad a la numerosa colectividad paraguaya.

El Centro de Estudiante Universitario Paraguayo en Argentina (CENUPARA), repudia y rechaza el Comité Pro Bicentenario del Paraguay en Buenos Aires, es lamentable que actúe de una forma egoísta, poco ético, divisionista al mezclar en el mismo día, horario, y lugar de acontecimiento en Capital Federal, un acto patriótico en coincidencia con la ceremonia histórica que realizó la Embajada Paraguaya.

El Comité esta desarticulada, ya que las reuniones que realizan no esta presidida por el Presidente y miembros de la comisión conformada anteriormente, no tiene un libro de acta  para documentar todas desiciones realizadas, las reuniones es dirigido por el secretario de Prensa y Difusión Trigidio González Candía, que actúa en una forma desorganizada, pasando sobre las autoridades de las organizaciones paraguayas. No se puede seguir mintiendo a la gente y fingir que la Comisión representa a la colectividad paraguaya, al contrario, no representa a nadie.

El Bicentenario significa recuperar la memoria histórica de lo que pasó en estos 200 años. Considero que la identidad del Comité debe ser pluricultural y multiétnico, sacar ventaja de su compleja diversidad cultural, su riqueza histórica, sus acervos socioculturales, artísticos y su valioso patrimonio lingüístico conformado por 17 lenguas indígenas, así como por la oficialidad del guaraní, al lado del español.

Este potente legado cultural debe ser asumido mediante procesos de pensamiento, de recreación y puesta en valor, capaces de trazar mapas culturales variados que nos permitan enfrentar la historia en su complejidad y su apertura a proyectos plurales. En el Paraguay se produjo un fenómeno sociológico único en la historia americana, los conquistadores adoptaron la lengua de los conquistados. Un pueblo con identidad nacional y una clase dirigente con conciencia geopolítica eran dos características que no podían mostrar otros pueblos hispanoamericanos en la segunda mitad del siglo XIX.

Lo que pretendemos es levantar una escena de reflexiones, prácticas de creación artística, cautela patrimonial y promoción cultural. Esperar que este ámbito aporte a la construcción de una esfera pública, ubicada más allá de los intereses sectoriales, dispuesta a sostener la diversidad de los recuerdos y los proyectos colectivos.

Considero que el Comité debe trabajar en forma conjunta y estrecha con la Embajada, asumir un compromiso de respeto. Sería verdaderamente descorazonador que una fecha central en nuestro calendario nacional fuera recordada en medio de la controversia generada por la torpeza, la improvisación y la poca transparencia administrativa de sus miembros probablemente más concentradas en lucirse individualmente o salvar su propio pellejo, que en dar todo de sí para que los paraguayos recuerden por muchos años un evento fundamental en el desarrollo del proceso histórico del Paraguay.

El Bicentenario debe ser una fiesta de todos. Por que la mezcla de razas y culturas que habitan en el país exquisitamente rico, variado, colmado de aromas, colores, misticismo y modernidad. En Paraguay todo tiene nombre, todo existe, por eso de esta tierra se enamoraron los surrealistas, poetas,  actores, artistas, los inmigrantes.

Porque, a pesar de todo, de los políticos que han saqueado, las potencias que nos han robado, la falta de cortesía de nosotros hacia los demás, la carencia de civilidad y educación, a pesar de todo esto y mucho más. Paraguay sigue de pie, poblado por gente buena, y siempre encuentra motivos para luchar, vencer y seguir levantando la hermosa bandera paraguaya.

Dios guarde a Vuestra Excelencia, muchos años.




       Deysis Ortiz                                                        Domingo Cabañas
         Secretaria                                                             Presidente


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada