1/3/11

La Última Carta del Mariscal López a Urquiza. Gravísima Acusación

Carta al General Urquiza – Gravísima Acusación

Francisco Solano López acusa a Urquiza de haber faltado a sus promesas y ofrecimientos. Reasume su libertad de acción. Le asegura que nada hará contra él y su pueblo (Entre Ríos). En su última carta al gran caudillo, cuando ya ha decidido la guerra a la Argentina.



Asunción, Febrero 26 de 1865

Exmo. Señor Capitán General Don Justo José de Urquiza.

De mi mayor consideración y aprecio:

He recibido la estimable carta de V.E. fecha 23 de Enero conducida por Don Julio Victorica y seguidamente la del 8 de éste, acusando recibo de mis anteriores del 14 del pasado, y 1º de Febrero. Ambas me han causado una penosa impresión, en cuanto más importan una contradicción de las seguridades que espontáneamente V.E. quiso ofrecerme sobre la neutralidad del Gobierno Argentino en la lucha entre el Paraguay y el Brasil y de que el tránsito de fuerzas paraguayas por alguna parte del territorio argentino, no importaría un casus belli, no teniendo el Gobierno Argentino pretexto alguno para negar el tránsito, y que si llegara suceder, V.E. se pondría de parte del Paraguay combatiendo la política del General Mitre para cuyo fin a pedido la copia de la solicitud de tránsito y su contestación en caso negativo.

Si bien V.E. me repite en su estimable del 23, que el Gobierno Argentino no tomará ingerencia y conservaría la más estricta neutralidad en la guerra paraguayo-brasilera, me notifica que aquel Gobierno en su decisión de guardad neutralidad y de que ella no puede ponerse en peligro por los beligerantes se negaría a acordar el tránsito a cualquiera que lo solicite, interesándose V.E. para que yo evite todo cuando pudiera ser una razón para que el Gobierno Argentino no se viese en la obligación de salir de esa política, empeñándose de que los sucesos de la guerra no causen hachos de subalternos que puedan contrariar la política argentina, expresando su deseo de que las armas del Paraguay nunca sean enemigas de las de esa República.

Esto como V.E. ve es esencialmente contrario a lo primero, y debo francamente decir a V.E. toda la sorpresa que me ha causado este episodio, después de las primeras declaraciones, mucho más cuando la carta del 8 de Febrero no tiene otro objeto que encarecerme nuevamente esto mismo.

V.E. ha de permitirme que no entre a apreciar la neutralidad del Gobierno Argentino que tan celoso se muestra hasta en los actos de subalternos a que V.E. alude, con amenaza de ruptura de neutralidad y de la posible enemistad de las armas de los dos Países, pero V.E. sabe ya por la copia que habrá recibido a esta fecha, que el Gobierno Argentino ha negado su beneplácito al tránsito de fuerzas paraguayas, no sólo por territorio argentino sino por el que corresponde a este País, aunque no lo esté reconocido por esa República.

No puede ocultarse a V.E. por lo menos la inoportunidad de una cuestión semejante en los momentos en que el espíritu público de este País se halla en una agitación poco adecuada para tratar con calma este negocio.

El Gobierno Argentino en su negativa oficial, no hace mención de la suposición que V.E. le atribuye, de que igual negativa parece haber sido hecha al Gobierno del Brasil.

La simple negativa de tránsito por territorio argentino pudiera tal vez tener una explicación, pero cuando esa negativa se extiende al territorio nacional que el Gobierno del General Mitre pretende disputar, no hay explicación honorable que no demuestre la intención de traer el disturbio en las relaciones internacionales de los dos Países.

V.E. conoce cuán buen amigo he sido siempre para la República Argentina, y me asiste la satisfacción de decir, que tanto V.E. como el General Mitre, son testigos de los empeñosos esfuerzos que siempre he hecho en tal sentido y en el de vivir en perpetua paz con su Gobierno, pero si ahora desgraciadamente y como V.E. prevé, las armas argentinas llegan a ser enemigas de las paraguayas, llevaré a la lucha, la satisfacción de no haberla provocado, y el sentimiento de no haberla podido evitar.

Aunque naturalmente poco satisfecho del giro que últimamente V.E. ha dado a los espontáneos ofrecimientos y seguridades que me ha traído el Señor Don Tomás Ramírez, consecuente con la estimación que siempre he hecho de V.E., nada me será más penoso que herir alguna vez los intereses de V.E. con que deseo contemporizar, en cuanto sean compatibles con los del Paraguay.

Quiera V.E. aceptar esta franca manifestación como la prueba de toda la consideración y aprecio con que soy.

De V.E.

Amigo y compadre.



                                                                                         Francisco S. López



Por. Domingo Cabañas
Biblioteca. Centro de Estudiantes Universitario Paraguayo en Argentina

Proyecto Bicentenario del Centro de Estudiantes Universitario Paraguayo en Argentina. Que el Archivo Histórico del Mariscal Francisco Solano López en poder del Gobierno del Brasil sea declarado por la UNESCO “Memoria del Mundo”.    

LA MEMORIA DEL MUNDO es una iniciativa de la UNESCO desde 1992 con el fin de promover la preservación y el acceso del patrimonio histórico documental de mayor relevancia para los pueblos del mundo, así como también promocionar el interés por su conservación entre los Estados Miembros. La Memoria del Mundo raza la evolución del pensamiento, de los descubrimientos y de los logros de la sociedad humana; es el legado del pasado a la comunidad mundial presente y futura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada