26/6/12

En Brasil defienden soberanía del Paraguay


El diario Folha defiende la soberanía del Paraguay en medio de la crisis en el relacionamiento con los países vecinos, por el cambio de Gobierno. El medio extranjero señala que la salida de Lugo se ajustó a las leyes y pide “callar y respetar”. 

 Federico Franco asumió la Presidencia de Paraguay, luego de la destitución de Fernando Lugo vía juicio político. Fuente ABC Color.

El diario brasileño dedica su editorial de la fecha al caso de Paraguay, donde el nuevo Gobierno, liderado por Federico Franco, afronta el desafío de obtener el reconocimiento internacional, luego de la salida de Fernando Lugo.

Folha señala que la destitución del exobispo se ajustó a las leyes locales, aunque reconoce las críticas sobre el insuficiente tiempo para que el exmandatario ejerza su derecho a la defensa. Indica, sin embargo, que la gestión “populista y errádica” de Lugo condujeron a la medida en el Congreso, donde la mayoría a favor de su destitución fue absoluta.

El medio menciona las demandas por paternidad que obligaron al expresidente a reconocer hijos producto de relaciones durante su época de obispo. De esta manera, la popularidad de Lugo fue decayendo hasta posibilitar que se reúnan los votos suficientes en el Senado (39 de 45) para removerlo del cargo, según el análisis realizado por el diario. Folha señala que aunque la salida de Lugo es criticable, “las instituciones paraguayas están funcionando de acuerdo a las leyes locales”.

En el texto se menciona que la decisión de los países miembros del Mercosur de suspender la participación de Paraguay a la próxima cumbre responde a una “afinidad ideológica” de los mandatarios de los países vecinos con Fernando Lugo.

“Este comportamiento es injustificable. Las cláusulas democráticas previstas por el Mercosur y la Organización de los Estados Americanos (OEA) se aplican a flagrantes violaciones del orden constitucional”, critica el medio. Luego de señalar las constantes injerencias en la política interna de Paraguay, reclama que Itamaraty “calle y respete la soberanía” del país.

Durante el fin de semana, el gobierno brasileño confirmó que no intervendrá en la política interna de Paraguay, aunque cuestionó igualmente la destitución de Lugo. Una delegación de “brasiguayos” se reúne este martes con la presidenta del vecino país, Dilma Rousseff, a fin de intentar sumar apoyo para Federico Franco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada